Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en España, investigaciones llevadas a cabo revelan que 10 personas de cada 100 habitantes en España tienen diabetes. Aunque en la actualidad no hay curación, el diabético puede mantener una muy buena calidad de vida, controlando la afección con un tratamiento farmacológico, con una dieta adecuada y con la practica regular de ejercicio físico.

La diabetes se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa o azúcar en la sangre. Según las causas que la originan se distinguen dos clases. La diabetes denominada tipo I, suele aparecer antes de los 30 años, es originada por una disfunción del páncreas que no produce insulina, el diabético es insulinodependiente. Y la diabetes tipo II, que es la afección más común entre la población a partir de los 30 años, cuya causa se debe a que el organismo no consigue procesar la insulina adecuadamente y el diabético no es insulinodependiente.

Según indica la Medicina Tradicional China, el vacío de Yin es lo que induce la disfunción e inhibición pancreática. La deficiencia de Yin está asociada al agente patógeno del calor que afecta a los pulmones, el estómago y los riñones. Cuando el Yin es deficiente, se produce el calor y cuando hay calor se consume el Yin, por lo que se convierte en un ciclo sin fin.  Los síntomas se caracterizan por sed, hambre, micción frecuente, fatiga y letargo. Los meridianos energéticos se bloquean y consecuentemente la sangre se estanca. Todo ello genera un calor tóxico que consume los fluidos de los órganos internos causando un desajuste energético en los pulmones, estómago y riñones.

El qigong es una de la principales terapias de la medicina tradicional china, consiste en una serie de ejercicios físicos de intensidad aeróbica moderada que siguen los mismos principios de la acupuntura, es decir, actúan sobre los meridianos energéticos y por ende sobre los órganos internos. Los movimientos del qigong activan la energía vital del organismo, si está en defecto la estimulan, si está en exceso la sedan y si está estancada la movilizan, consiguiendo de esta manera el equilibrio energético que equivale a salud y bienestar.

Una sesión de Qigong empieza con un automasaje energético, que tiene una duración aproximada de 15 minutos, mediante el cual el practicante activa los meridianos y estimula, mediante técnicas de presión, determinados acupuntos relacionados con los órganos internos. Seguidamente sigue una rutina de aproximadamente 20 minutos en la que se realizan estiramientos y se abren y flexibilizan todas las articulaciones, el objetivo es soltar y relajar el cuerpo. A continuación se practican los ejercicios de Qigong específicos para regular el desequilibrio de deficiencia de Yin que origina la diabetes, el tiempo de la práctica es de otros 20 minutos, todos los movimientos son muy fáciles de aprender y realizar: dibujar un arcoíris, separar el cielo y la tierra, mover manos como nubes, son algunos de ellos. Se repiten varias veces para que surtan efecto sobre la energía del bazo. Todos los movimientos siguen los principios del yin y yang por lo que alternan la firmeza y la relajación, la apertura y el cierre, el arriba y abajo, lo externo y lo interno y se sincronizan con los ciclos de inspiración y espiración mientras que la mente se mantiene en un estado de propiocepción. El resultado es fluir en resonancia a los ritmos de la naturaleza. Los ejercicios de qigong activan la energía del bazo-pancréas equilibrando la polarizada yin y yang. La sesión finaliza con un movimiento de recolección de energía y vuelta al origen.

El qigong es una terapia complementaria que beneficia a los diabéticos dado que incrementa la sensibilidad a la insulina factor que facilita su absorción en las células musculares, el resultado es un mayor equilibrio de la glucosa en sangre (glucemia) con la consecuente disminución de la medicación con antidiabéticos orales o insulina. Además como el qigong es una gimnasia china que se realiza de pie y tiene una intensidad aeróbica moderada ayuda a controlar el peso y evita la obesidad. Mantiene la tensión arterial y los niveles de colesterol. Evita la ansiedad, la depresión y el estrés y reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Además el Qigong también es efectivo en la prevención de la diabetes tipo II, especialmente en aquellas grupos de elevado riesgo de padecerla como son los que tienen sobrepeso, tensión arterial elevada o con antecedentes familiares diabéticos.
nurialeonelli

Enlaces relacionados:

04-10-2017
Curso Trimestral Otoño: Los 5 animales del Dr. Hua Tuo
10-10-2017
Curso Bimestral Mañanas: Las 8 Joyas
14-10-2017
Taller: las 12 Joyas sentado
21-10-2017
Curso Formación Qigong 10ª Promoción
28-10-2017
Taller: Qigong en la naturaleza, Bellver de Cerdanya
  • Qigong ON-LINE

    MEJORA TU VISIÓN
    en 15 minutos

    QIGONG PARA OJOS

    Fácil de aprender y
    aplicar correctamente

Facebook
Encuéntranos en Facebook