El almendro indiscreto

En invierno la luz blanca y fría perfila un paisaje escuálido. Solamente el corazón percibe la belleza de lo esencial. El invierno simula reposo. El invierno aparenta silencio. El invierno es un gran mentiroso. -Finge quietud-. El invierno no es una pausa porque el ciclo nunca se detiene.

Bajo un manto de hojas húmedas esconde un taller creativo. Los inventores de la primavera andan atareados con preparativos. La savia con anhelos de brotes tiernos, las semillas con sueños de frutos y flores. Los pintores preparan sus paletas de colores, los insectos el atril y las partituras.

Estamos a mediados de enero y mi amigo el almendro ha delatado toda esta farsa del invierno. ¡Bravo!!
El invierno es un vacío creativo.  Porque el invierno es un espacio para lo nuevo.

Cerrar menú