La integración de la 3 regulaciones

La práctica de qigong es la integración en una sola unidad de la regulación del cuerpo, la respiración y la mente. Cuando integramos las tres en una sola unidad, entramos en el estado qigong. Todo qigong: qigong de salud, qigong médico y qigong terapéutico tienen esta condición, la única diferencia es que hay algunas formas que acentúan más una de las 3 regulaciones, por ejemplo Yijinjing el cuerpo, Liuzijue la respiración, Shierduanjin la mente, en ninguna forma se descartan las otras dos regulaciones.

Durante el proceso de aprendizaje qigong, el practicante aprende a regular cada una de ellas por separado antes de integrarlas en la unidad.

Hay que empezar siempre regulando el cuerpo hasta obtener precisión en la técnica corporal para cada una de las posturas y gestos, estáticos y dinámicos. Seguidamente se regula la respiración que puede coordinarse o no con los movimientos dinámicos. Siempre es el cuerpo que sigue la respiración, nunca al contrario. Y finalmente la mente calma, regulada dirige mediante atención plena y continua la energía allá donde se precise para obtener una dinámica energética concreta.

Este método implica seguir una regulación desde lo externo a lo interno, de lo superficial a lo profundo, siguiendo la naturaleza de la práctica.

El principiante requiere perseverancia para memorizar y conocer bien cada uno de los ejercicios, solo cuando consigue destreza y habilidad en regular el cuerpo puede acceder a la segunda regulación: la respiración. Es necesario repetir y repetir cada ejercicio hasta que cale en la memoria corporal para realizarlos sin pensar y de forma espontánea. Cuando los movimientos no están memorizados o se realizan de forma incorrecta entrecortan la respiración y agitan la mente. Por lo tanto, la primera regulación es clave y hasta que no se domina no se puede avanzar a la siguiente.

Una vez, aprendidas por separado, se sincronizan y se establece una relación orgánica entre las 3 regulaciones que se alimentan, controlan o sostienen. El ritmo en la realización del qigong refleja la integración y estabilización de las tres.

Realmente las 3 regulaciones nunca han estado separadas porque no pueden existir por ellas mismas. Cuerpo, respiración y mente son solamente 3 aspectos del qigong.

Se aprenden y entrenan por separado solo por razones pedagógicas.

La relación de la mente/respiración es intima. Imposible imaginar una persona con la respiración acelerada y entrecortada y con la mente calma, y, al contrario, la mente agitada no se corresponde con la respiración tranquila.

La relación de la mente/cuerpo es indisociable. Imposible imaginar una persona de movimientos abruptos y violentos y con una mente calma, y, al contrario, la mente agitada no se corresponde con un cuerpo en quietud o que expresa naturalidad y armonía.

La relación de la respiración/cuerpo es afín. Imposible imaginar una persona con movimientos aeróbicos de intensidad alta que mantiene una respiración lenta y relajada, y, al contrario, una respiración rápida e intensa no se corresponde a un cuerpo relajado.

Con la práctica continuada desaparecen las tres regulaciones, el practicante entra en una alineación en la que cualquier leve cambio afecta al conjunto de la entera unidad.

Una vez se alcanza la integridad del cuerpo, la respiración y mente el siguiente nivel es conseguir la triunicidad de tierra, ser humano y cielo siguiendo el principio Holistico oriental. Finalmente somos Todo.

Cerrar menú
SpanishCatalanChinese (Simplified)EnglishFrenchItalianJapaneseNorwegianPortuguese