Shi Er Duan Jin es una serie 12 ejercicios de qigong que previene la enfermedad y mantiene la buena salud física, emocional y mental.

La serie se distingue porque se realiza sentado en un cojín.  Su creación se sitúa al principio de la dinastía Ming (1368-1644) gracias a las reseñas de tres autores de esa época, Leng Qiang, Gao Lian y Hu Wenhuan que lo incluyen en sus obras: Lo Esencial para la Longevidad, Los 8 Capítulos del Principio de la Vida y en el capítulo Método Daoyin de los 8 Tesoros de la obra Formulas que hacen Rima para Conservar la Salud.

También, durante la dinastía Qing (1644-1911) el autor Xu Wenbi, explica de forma clara y concreta la ejecución de esta secuencia de 12 ejercicios en su obra El Verdadero Texto de la Longevidad.
Qigong Shi Er Duan Jin recoge ejercicios de qigong, automasajes, momentos de meditación y trabajos de alquimia interna.
qigong shi er duan jin
1 Sentarse con los ojos cerrados, olvidar las preocupaciones y calmar la mente
Sentarse con las piernas cruzadas, los ojos cerrados, la columna recta. Cerrar los puños, no pensar en nada. Serenar el espíritu.

2 Golpear 36 veces los dientes con las manos detrás de la cabeza
Golpear los dientes entre sí 36 veces, situar las manos detrás de la cabeza entrecruzando los dedos. Realizar 9 respiraciones abdominales por la nariz.

3 Tocar el Tambor Celestial y escuchar sus 24 toques
A continuación del movimiento anterior, soltar los dedos y cubrir las orejas con las palmas, los dedos se sitúan detrás de la cabeza, el índice sobre el dedo corazón. Golpear el área del Cojín de Jade con el dedo índice. Escuchar un sonido que resuena dentro como si fuera el de un tambor. Los dos dedos índices tamborilean a la vez 24 veces. Al finalizar cerrar los puños.

4 Sacudir suavemente la Columna Celestial
La Columna Celestial se refiere a la nuca. Sentarse con las piernas cruzadas, la cabeza se inclina hacia abajo y gira hacia la derecha y la izquierda. El ejercicio se repite 24 veces hacia cada lado.

5 El dragón sigue tranquilamente al Tigre
Apoyar la lengua en el paladar superior, seguidamente moverla por toda la boca para estimular la producción salivar. Enjuagarse la boca con la saliva generada 36 veces y tragarla en 3 veces. El dragón se refiere a la saliva y el tigre al qi. Cuando la saliva desciende el qi la sigue y también baja.

6 Mantener la respiración, frotarse las manos y masajear los riñones
Inspirar por la nariz y mantener durante unos instantes la apnea. Frotar las manos hasta que entren en calor y situarlas inmediatamente sobre los lados de la zona lumbar para masajearla 36 veces. Masajear lo riñones y espirar suavemente por la nariz. Posteriormente retirar las manos y cerrar los puños.

7 Conducir y guiar el qi en el dantian
Retener la respiración. Inducir con la mente el fuego del corazón hasta el danian para calentarlo. Cuando aparece una sensación de calor, espirar suavemente por la nariz.

8 Voltear los brazos
Flexionar un poco los codos y mover el brazo izquierdo dándole vueltas 36 veces.
Hacer lo mismo con el brazo derecho.

9 Estirar las piernas y entrecruzar las manos para sostener el cielo
Descruzar las piernas y estirarlas hacia adelante. Cruzar los dedos de las manos y voltearlas hacia arriba, seguidamente llevarlas a la altura de la cabeza para luego de nuevo subirlas con fuerza como si se levantara una piedra. Al mismo tiempo estirar la columna hacia arriba. Repetir el movimiento 9 veces.

10 Inclinar la cabeza y estirar los pies hacia sí mismo
A continuación del movimiento anterior, descruzar las manos y coger los pies para estirarlos hacia sí 12 veces. Cada vez que se estiran se inclina la columna y la cabeza, como si se tratara de una reverencia. Al finalizar doblar las piernas para cruzarlas de nuevo y cerrar los puños.

11 Tragarse la saliva y regular el funcionamiento de los meridianos
Mover la lengua en la boca con el objetivo de producir saliva. Enjuagarse la boca con la saliva producida 36 veces, finalmente tragarla en 3 veces. Este ejercicio tiene la función de regular el funcionamiento de los meridianos.

12 Conducir el fuego para calentar el cuerpo
Tomar conciencia del qi en el Dantian y calentarlo como un fuego. Retener el qi e inducirlo subiéndolo por el Canal Du para bajarlo posteriormente por el Canal Ren.
.
Información sobre el próximo taller en la agenda de atividades:

Cerrar menú
SpanishCatalanChinese (Simplified)EnglishFrenchItalianJapaneseNorwegianPortuguese